Fisioterapia respiratoria

Conjunto de técnicas manuales e indoloras para tratar las alteraciones respiratorias y mejorar la ventilación pulmonar.

La fisioterapia respiratoria tiene los siguientes objetivos:

  • Facilitar la eliminación de las secreciones mucosas traqueo-bronquiales
  • Disminuir la resistencia de la vía aérea
  • Reducir el trabajo de los músculos respiratorios
  • Mejorar el intercambio gaseoso
  • Aumentar la tolerancia al ejercicio
  • En definitiva, mejorar la calidad de vida

Está indicada en enfermedades crónicas que cursan con:

  • Broncorrea (fibrosis quística)
  • Neumonía en fase de resolución cuando la tos sea inefectiva
  • El asma cuando predomine la mucosidad y la ventilación esté asegurada
  • La atelectasia aguda o subaguda
  • El trasplante pulmonar
  • Etc.

Este tratamiento puede ser realizado mediante técnicas pasivas (llevadas a cabo por un fisioterapeuta), y/o técnicas activas (puestas en práctica por el paciente o supervisor, con o sin ayuda instrumental).


Un tratamiento idóneo para bebés con gripes o bronquiolitis

Es un método con comprobación clínica de su eficacia para las enfermedades más habituales en bebés, como gripes, bronquiolitis, catarro y los mocos perpetuos.

La fisioterapia respiratoria ayuda al bebé a evacuar las secreciones para que los pulmones estén libres, evitando así la congestión nasal, y propiciando un mejor intercambio de oxígeno.

Y si el bebé respira mejor, también come y descansa mejor, por lo que la recuperación es más rápida.

Las sesiones de este tratamiento se realizan en consulta y son totalmente indoloras para el bebé.

Para el ÉXITO de cualquier TRATAMIENTO, además de la atención del fisioterapeuta, es imprescindible la COLABORACIÓN del PACIENTE en las indicaciones que le haya dado su especialista.